Una noche como otra cualquiera nuestro conjunto de amigos y amigas fuímos a uno de estos conciertos gratuítos que organizan en verano en la playa, en un caso así era de música electrónica y a mi no es el género de música que más me emociona mas fue elección popular, o sea terminé yendo y como Lucía estaba en exactamente las mismas que  decidimos ponernos al otro extremo de la playa, sentados y poniéndonos hasta arriba de cerveza. lo pasábamos bien pese a esa música, no parabamos de reírnos por cualquier cosa y  no se si por efecto de la cerveza ya no disimulaba mucho mis miradas a sus pies, eran los más bonitos del planeta no muy grandes, no sé, perfectos diría yo. No se si se dio cuenta mas se levanto y me afirmó que iba al servicio y que volvía, cuando vino afirmó que le había dado una conracturita en el pié y me lo puso sobre mis piernas como en un video porno xnxx:

 

- ¿me das un masajito?

 

- Por supuesto que sí no me importa

 

Comencé a masajearle los piés mientras que  cogió mi cerveza y comenzó a bebérsela de mientras que. Al rato cuando le pareció a ella me cambió el pié y me lo puso en mis manos

 

- ¿que pasa? ¿este asimismo te duele?

 

- No mas viendo el bulto de tu entrepierna no creo que te importe. - su sonrisa maliciosa me hacía ponerme todavía más caliente, se acabó mi cerveza y me cogió otra, no podía ni deseaba negársela, sentía que podía hacer lo que quisiese conmigo,  asimismo lo intuía. mientras que le masajeaba su pié izquierdo aproximó el derecho a mi boca.

 

- Lucía por favor, que hay bastante gente...

 

- Si deseas probarlos es tu ocasión, si lo haces no va a ser la última, te lo prometo, si no lo haces todo se termina acá, menos el masaje ¿eh? mi madre que bien se te da.

 

Me metí su pié en mi boca, comencé a relamer entre sus dedos, en ocasiones, me metía al pié a fondo y me tapaba la nariz a fin de que no respirara, se reía mucho y lo pasaba bien, comenzó a pasarme su planta del pié por mi lengua y me metía el talón a fin de que lo lamiera. No se el tiempo que estuvimos mas terminó con mi cerveza y había sacado un cuadernito de la mochila donde llevaba su toalla y demás cosas y comenzó a redactar. recibimos un whatsapp del resto que ya venían y que nos aguardaban en un punto bien conocido de esa playa para montarnos en los turismos de vuelta. Lucía me ordenó ponerle sus calcetines tobilleros y sus zapatillas deportivas, trás hacerlo me dio el bloc de notas y un bolígrafo xxx.

 

- si estás conforme firma eso, si bien viéndote creo que lo vas a firmar jajaja

 

leí lo que había escrito, parecía un contrato en el que si firmaba admitía ser su esclavo, sin límites, sería suyo y que podía decidir hasta si merecía o bien no continuar viviendo (si bien me aclaró que no pensaba hacerlo) resumiendo  era mi dueña, podía cederme, arrendarme y venderme a quien quisiese y cuando quisiese, y además de esto debía pagarle sus gastos de casa (vivía sola) y darle todo cuanto me sobrase de mi salario, sería su chacha y su esclavo sexual y podía exhibirme y vejarme públicamente y cuando terminara mi contrato de alquiler me iba a su casa a fin de que  dispusiera de más pasta y aparte de mi tiempo. Cuando firmé su carcajada fue sonora.

 

- A propósito el día de hoy duermes en mi casa. En el momento en que nos hallemos con ellos te voy a besar y tontearé contigo para justificar que estos nos aproximen a mi casa a los 2.

 

De este modo se hizo, llegamos a su casa y me mandó a la ducha y cuando terminé me llamó a su cuarto, estaba desnuda y solo con ademanes me hizo arrodillar y comenzar a comerle el coño, al cabo de un rato comenzó a apretar mi cabeza hacia ella, prácticamente no podía respirar hasta el momento en que comenzó a arquearse y descargó sus flujos en mi boca, me hizo lamerle de nuevo los pies, esta vez menos tiempo, el justo para grabarme, según ella para cerciorarse de que soy suyo para siempre y en todo momento, si algún día yo la dejara lo emplearía contra mi. se fue a un vestidor y me afirmó que me pusiese a 4 sobre la cama, vino con un arnés de toro porno.

 

- ¿Sabes? eres mi primer esclavo en propiedad, si bien ya he usado a múltiples tíos. tu serás al primero al que voy a desflorar el culo jajaja

 

- si, mi ama.

 

me comenzó a meter dedos hasta el momento en que decidió que su polla ya ensalibada por mi mismo entraba de forma perfecta en mi trasero, comenzó a encularme lento, dolía mucho mas  prosiguió incrementando poquito a poco el ritmo hasta el momento en que ya me follaba sin miramientos y el dolor se convirtió en placer, en el momento en que me iba a correr, paró en seco y se fue a la ducha.

 

- Vete a tu casa y ni se te ocurra tocarte ¿vale esclavo?

 

Esa fue mi primera noche del resto de mi vida, Lucía me empleó como deseó, tuvo más esclavos, que iban y venían, tuvo novios y rollos a los que  debía obedecer tal y como si de ella se tratara, me enculaban y me hacían tragar su leche, eso a ella le divertía. Lo que más le ponía era cuando estaba follandose a uno de sus novios y me ordenaban lamerles los pies o bien chupetearle los huevos o bien el trasero de ella. Sabía que la amaba y que ver a otro hombre follarla y encima vejarme me dolía si bien si me portaba bien después era muy cariñosa conmigo, y eso me compensaba. Me chifla ser su esclavo, y con sinceridad si cualquier día se aburriera de mi, no me importaría que  decidiera terminar con mi vida, me encantaría fallecer a los pies de su cama y a poder ser con sus pies sobre mi cara